image

No hay nada peor que una vida sin propósito; vivir en estado de coma no es sino sobrevivir.

Una meta, objetivo, motivación o propósito es la gasolina que necesita el alma para seguir adelante.

Tampoco se trata de vivir para el futuro, mejor un equilibrio entre los tiempos: aprender del pasado, aprovechar el presente para lograr el futuro que se desea.

Feliz martes para seguir una meta, borrar un rencor y disfrutar cada segundo con intensidad.