emotional-sugar-cubesActualmente, para muchas personas la apariencia de la Imagen Corporal tiene un lugar privilegiado y por ello el buen aspecto externo se ha convertido en sinónimo de superioridad, belleza y éxito reforzado por una sociedad donde los cánones sociales (estéticos) se han dirigido hacia la delgadez extrema y cuerpos altamente estilizados.

Dar importancia excesiva a la buena apariencia, puede provocar conflictos muy graves o situaciones dramáticas; los progenitores que dan ésta importancia, es muy probable que presenten dificultades para aceptar su cuerpo y por lo tanto  en el de sus hijos.

La comida, es también un código relacional a través del cual se transmite información, valores y significados. A su vez, la comida puede servir en la familia como lugar de negociación, vehículo intermediario de tensiones, objeto de celebración e instrumento de refuerzo o castigo.

Respecto a la realización de dietas que los progenitores muy cercanos al niño o adolescente tengan, son uno de los mayores factores de riesgo para predisponer éste problema.

Por ello, es muy importante acudir a los profesionales de la salud, especialistas en Trastornos Alimenticios que puedan coolaborar de forma saludable y positiva a manejar la situación antes de que sea demasiado tarde, pues tanto la Obesidad, Anorexia o Bulimia Nerviosas en sus consecuencias más extremas, pueden llevar a la muerte.