No importa cuánto sea normal en su cultura local, pero decir groserías delante de los niños también es negligencia. Cuide su lenguaje, le está hablando a los hombres y mujeres del mañana.11949298_949455718447392_677584387283309511_n