Bien dicen que el que se enoja pierde.

Aún teniendo la total razón y argumentos, en el momento que se grita se pierde el control de la situación y el emisor le percibe como débil y sin validez en lo que dice.

Hablar con calma, emitir el mensaje claro y preciso, los gritos sólo
manifiestan las carencias de quien los hace.

Por una comunicación asertiva.

image