Amar es un tesoro muy preciado y ser amado es oro molido. Pero, hasta para ello hay que saber darlo y recibirlo en forma adecuada. El amor viene disfrazado de muchas formas, en su forma pura no es fácil de encontrar.

El amor en pareja es uno de los mas delicados pues es donde más se disfraza su forma y contenido.

Simplemente no se puede amar sanamente con el interior vacío y hambriento de ese sentimiento, lo único que se atraerá es otro igual en donde se inicia una batalla campal de costo y beneficio, de en la medida se da, estará el recibir.

Paciencia para el amor, a veces tal pareciera que nacemos pegados a una pareja y apenas se termina una relación, ya se está buscando la siguiente conquista. Se olvidan de sí mismos, creyendo que están listos para una relación, y en los resultados se encuentra que precisamente no era así.

Sobre todo después de terminar una relación, darse tiempo para sí, para reflexionar sobre los propios errores y la parte responsable en la atracción de ese patrón.

Pero, ¿cómo saber si estás listo?
– Sabes disfrutar del tiempo contigo mismo, incluso en fin de semana no pasa nada sino sales con alguien.
– Te conoces, sabes todo lo que te gusta, lo que no y eres muy consciente de los recovecos de tu personalidad.
– Dices que NO a cuantas posibles parejas sean necesarias si no es lo que realmente quieres.
– Dejas de estar contando el tiempo desde cuando llevas solo.

Que el amor cuando llegue sea en esplendor, armonía, en un intercambio de sentimientos y tiempo de forma saludable y positiva, vale la pena!

 

image