Las bendiciones y el buen hombre no se presumen, después no te quejes de tener la vida y al marido todo mosqueado.