Todo se paga en esta vida, porque el universo es cíclico, la energía va y viene pues como se manda retorna.

No nos corresponde cerciorarnos de que se haga justicia, como dice el dicho: “haz el bien, sin mirar a quien”.

Los actos se hacen con la
mejor y más buena voluntad; si el prójimo no hace bien uso de ello, son sus propios karmas o consecuencias lo que tendrá.

Hacer y soltar, dar sin esperar.
Cuando se hace algo que sea con la libertad al prójimo de que haga libre elección de cómo lo utilice.

Que cada cosa que se haga o diga sea con plena autoresponsabilidad por el bien propio y sin pisotear a los demás, mucho menos esperando retribución o justicia.

20140411-161207.jpg