Pueden estar pasando tristezas, situaciones que no se pueden controlar, la impotencia de no poder cambiar las cosas.

En esos momentos es cuando hay que tomarse más fuerte del timón. La vida no es vida sin batallas, sin olas fuertes en altamar.

Por eso no estamos solos, por eso existimos entre hermanos y quienes nos especializamos en ayudar a las personas con sus emociones y problemas.

Que ningún problema te embargue tanto como para no ver la salida, ven, toma mi mano, la de tu hermano, la de tu amigo y sigamos caminando juntos.

Hoy por ti, mañana por mi.

20140114-024135 p.m..jpg