Construir castillos en el aire con cimientos en la tierra, para que entren sólo aquellos que sepan volar y caminar sobre la arena.

Invitar a tu cielo a los que quieran conocer tus estrellas y te inviten a jugar en su universo.

Convertirte en espuma de mar en cada amanecer y en polvo estelar para acompañar a la luna.

Ser rayo de sol todas las mañanas para poder morir en los brazos del atardecer.

Ser todo y ser nada, estar en cada átomo, célula, partícula, molécula y sonrisa.

Ser… nada más ser…
LLM

20131210-161641.jpg